Conectarse

Recuperar mi contraseña

Haz clic aquí para ver los afiliados de Harry Potter Fans

Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Miér Dic 01, 2010 3:49 am

La noche anterior me había llegado una lechuza gris que era reconocida por ser el tipo de lechuzas que usaba el Ministerio de Magia. Me pareció de lo más extraño que esa criatura picoteara la ventana de mi dormitorio en el Castillo, pero de todas maneras le abrí. Para mi mayor sorpresa la nota iba dirigida a mí de parte del propio Primer Ministro. Estaba escrita en un lenguaje formal, lo que me hizo pensar que probablemene la había escrito su secretaria; pero al final estaba firmada personalemente por él. Me citaba al día siguiente a medio día. No decía para qué, pero yo supuse casi de inmediato que se trataría del ataque Mortífago. Quizás había mandado a llamar a los otros aurores también.

Me vestí con una túnica que parecía un vestido de un suave tono mantequilla. La última vez que había visto a Howard Owen en directo había sido durante la premiación a los aurores que habían actuado en la última guerra. Ahí había sido galardoneada junto a mis amigos, y él había prendado el símbolo auror sobre el lado derecho de mi pecho. Además de ello no había tenido mayor contacto con el Jefe Auror que se tranformó en Primer Ministro, así que estaba algo nerviosa por no hacer el ridículo.

Salí del Castillo excusándome con el Director y me desaparecía una vez estuve fuera del Castillo para aparecerme en El Caldero Chorreante. De ahí salí al mundo muggle para encontrar el lugar desde el cual se tenía acceso al Ministerio. Me parecían curiosos los Muggles, quienes se escondían tras su paragua caminando sin fijarse en nada especial, quizás por eso jamás serían capaz dedescubrirnos. Mi varita tenía la forma de un paragua rosa gracias a un hechizo de transformación, y caminé bajo la lluvia hasta una casilla de teléfono que me llevó directamente a la planta baja del Ministerio.

Mucha gente invadía el lugar. Pensé en que después podía ir a ver a mi prima Lilliam, quien trabaja ahí, y así contarle sobre este llamado. Caminé y seguí hacia uno de los asensores dorados. La reja se cerró y sin que yo hablara el asensor se comenzo a mover deteniéndose en el primer piso. Me bajé a duras penas y seguí por un pasillo hasta un escritorio que antecedía a una puerta cerrada que tenía una placa dorada que decía "Primer Ministro". Tras el escritorio estaba sentada una mujer voluptuosa, de cabellonegro y liso. Usaba anteojos y me quedó mirando a través de ellos esperando que hablara.

- Buenos días- dije yo de modo amable. Mi cabello rubio tenía mechones rosa que cada vez se iban tornando más chillones-. Tengo una cita con el Primer Ministro. Soy Sarihina Whye- me presenté sonriendo mientras arreglaba mi cabello, y transformaba mi varita para que ya no pareciera un paragua.

La mujer arqueó una ceja y asintió. Noté que su varita tocaba una caja y acercó su boca a esa caja.

- Señor Ministro, la Señora Whyte lo espera- dijo por el intercomunicador.

No escuché que nadie respondiera, pero la puerta que antes estaba cerrada, se abrió. La mujer me hizo un gesto para que pasara. Yo miré la puerta y luego la miré a ella antes de avanzar-. Soy Señorita Whyte- aclaré con una sonrisa graciosa y empujé la puerta... encontrándome con los ojos de Howard Owen tras el escritorio.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Miér Dic 01, 2010 4:07 am

Distraído como siempre en mis quehaceres diarios contemplaba el cada vez menor montón de documentos a firmar que tenía en mi escritorio, pese a que sería mucho más fácil firmarlos sin más tenía la mala costumbre de leerlos todos antes, lo que hacía de las obligaciones mecanicas del ministro un trabajo tedioso, sabía que Juliet se encargaba de revisar cada documento y que no me hacía falta ni mirarlos, pero en esos documentos se contaban hacia donde iban las acciones que no controlaba del mundo mágico. El sonido de la voz de Juliet por el interfono me distrajo, la señora Whyte, no recordaba exactamente para que había citado a la primera cabeza del winzengamot a mi despacho, cuando la puerta se abrió y vi a Sarihina G Whyte al otro lado supe que mi secretaria se había confundido de Whyte jaja, eran tantas que hasta yo desconocia cual entraría por la puerta. Me levanté del escritorio para recibirla con un cálido apretón de manos clasicamente inglés y la ofrecí asiento antes de sentarme yo mismo.

-Señorita Whyte mi secretaria ya me había confundido y pensaba que venía la cabeza del winzengamot, bueno señorita Whyte apuesto una botella de Whiskey de fuego a que se estará pregunando porque la he mandado llamar. Verá el otro día vi entre mis documentos un informe de usted, lamento mucho lo que la ocurrió y sentía curiosidad por como le van las cosas, como profesora, se que quizás nunca fueramos buenos amigos antes, pero de los que vencieron al señor tenebroso es quien más me preocupa.

Lo cierto es que la señorita Whyte, estaba siendo más que vigilada por mi persona, pero obviamente era una de esas cosas que mejor estaban entre los secretos del pasado, presente y futuro; su hijo perdido, su extraña conexión pasada con Tom M Riddle, sin duda era una de las personas que más me interesaban de la sociedad mágica. Me levanté y abri el pequeño minibar que había en el despacho.

-¿Le apetece tomar algo?

Era entrada la tarde y una copa no hacía daño a nadie, aunque algo me decía que no bebería quizás que creía que era una de esas personas demasiado sensatas para cometer locuras.
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Miér Dic 01, 2010 4:36 am

La oficina del Primer Ministro era le mezcla justa de elegancia y eficiencia. Tenía una ventana amplia que iluminaba el lugar con la luz grisácea de un día de lluvia, lo que hacía que Howard se viera oscurecido de cierta manera. Yo recibí su mano que estrechó la mia algo impresionada por su buen humor. No sabía porqué, pero siempre me lo había imginado como un hombre con un carácter de temer, o al menos eso me había dicho Lilliam. Y educadamente me ofreció asiento, ante lo cual acepté sonriendo mientras mi cabello rosa parecía apagarse levemente. Últimamente esa parte de mi magia estaba bastante descontrolada.

Lo escuché mientras respondía la gran pregunta que yo me había hecho desde ayer. Asentía escuchándolo, sin poder ocultar el escepticismo en mi mirada ante su confesión de que había visto un informe de mi persona. Aunque con el cambio en Hogwart todo era posible, pensé. Pero lo que llamó más mi atención fue aquello de su preocupación por mí. Y sin querer siquiera me sonrojé sin motivo alguno, como si el hecho de saber que alguien se preocupaba de mí a distancia me avergonzara.

- No, gracias, estoy bien- dije ante su ofrecimiento. El alcohol solía ser una mala combinación con mi cuerpo... y no quería hacer el ridículo frente al Primer Ministro. Sonreí de todas formas y comencé a jugar con mi varita en mis manos, acariciándola sólo para mantener mis manos ocupadas-. Pues, bueno, las cosas van bien en Hogwarts, dentro de lo posible. Los estudiantes están siguiendo las clases normales y todos los profesores andamos más pendiente que lo acostumbrado. No queremos que tengan miedo o se sientan desorientados por los últimos acontecimientos- aclaré mirando al Primer Ministro directo a su rostro. Mis ojos violetas brillaban por el impacto que el sol escondido producía en ellos, y me pregunté si era normal que un hombre tan ocupado como él me llamara para preguntarme por el colegio... aunque quizás por algo Howard contaba con tanta popularidad. Tal vez realmente le preocupaban nuestros jóvenes estudiantes.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Miér Dic 01, 2010 5:13 am

-Si Hogwarts es el futuro, procuro que mis hijos me hablen de vez en cuando sobre el colegio, aunque no es fácil sacar tiempo para esas cosas, últimamente parece que todos se han propuesto llenar mi mesa de trabajo.-Señalé la cantidad de despachos ministeriales amontonados uno encima de otros sobre el casillero de asuntos pendientes-. Bueno me alegra que esté usted bien, después de todo lo que tuvo que soportar en el pasado verla mejor alegra mi viejo corazón de auror; perdone señorita Whyte puedo tutearla, después de tanto tiempo en el ministerio temo que se me acabe olvidando como hacerlo.- Bromeé en un intento de aliviar la tensión de mi cargo, y mi carácter real frio y distante en la educación, sin esperar respuesta seguí hablando-. Verás Sari, estoy preocupado por los recientes sucesos, el asesinato múltiple en aquella cabaña cercana a Londres, me hace suponer que los poderes oscuros están reuniendose de nuevo, tales muertos solo pueden ser los descartes, aquellos demasiado débiles como para servir sus propósitos, y la presencia de alumnos entre ellos me preocupa enormemente, alguien tan manipulador como para utilizar alumnos en sus planes, en fin necesito alguien en Hogwarts que en el pasado haya demostrado su compromiso en la defensa del bien para nuestros ciudadanos, y había pensado que ese alguien podrías ser tú.


Era obvio que mis intenciones no eran solo esas, desde los asuntos relacionados con el aborto de Sarihina la había vigilado muy de cerca, hasta llegar a la conclusión obvia de que si a alguien necesitaba para que mis planes fueran perfectos era a aquella antigua aurora; con ella apoyando mis planes tenía asegurado algo más que una colaboradora.

-Además creo que ambos compartimos el mismo odio hacia aquellos que utilizan a unos pobres alumnos en su propio beneficio. Y pese a pecar de ignorante diria que también has tenido el presentimiento de que algo oscuro se está acercando, algo para lo que es mejor que estemos preparados.
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Miér Dic 01, 2010 5:45 am

El Ministro tomó asiento en su butaca de cuero y me comenzó a hablar de manera animada. Yo conocía a susdos hijos, pues le hacía clases a ambos, y aunque no había tenido mayor oportunidad de compartir con ellos a causa de la diferencia de casas, al menos con Carl había tenido una conversación que había olvidado... hasta ese momento. Sin embargo saqué ese pensamiento de mi cabeza y seguí mirando al Primer Ministro. Me volví a sonrojar ante su amabilidad, a cada momento Howard Owen me sorprendía más. No sabía de dónde Ly había sacado que era un canalla, a mí me estaba pareciendo que era una muy buena persona.

Cuando comenzó a hablar del ataque yo recordé mi visita al lugar. Los aurores habían sabido demasiado tarde, y cuando yo fui ya no había nada de nada, sólo cenizas, polvo y olor a muerte. Concordaba con los que el Primer Ministro decía, demostrándoselo con el total interés que tenía a sus palabras. Ya había dejado de jugar con mi varita, y al parecer mi cabello ya se había estabilizado quedando en un tono rosa muy pálido. Entonces él dijo algo que provocó que mi boca se abriera levemente. Mis ojos brillaron y una sonrisa sincera se dibujó en mis labios. Sus palabras me conmovían, por una parte, y por otra me hacían sentir orgullosa porque él pensara en mí para aquello. Al fin encontraba algo por hacer fuera de esa plácida rutina de los últimos quince años. Una nueva ocupación que me permitiera olvidar la mayor parte de mi tormentoso pasado.

- Señor Primer Ministro...- musité en un principio, sin saber si debía tratarlo de tú o usted. Dejé mi varita en mi regazo y llevé mis manos hasta tomar la suya. La presioné sin dejar de mirarlo de manera segura-. Sí, sé que algo oscuro se viene. Lo presiento. Han habido cosas raras, partiendo por la súbita muerte de la Directora Mc Gonagall- reconozo a pesar de que oficialmente ese tema estaba zanjado-, y seguido por unos cuantos ataques sin explicación. Por eso me siento honrada de ser sus ojos aurores en el castillo. Le prometo que daré todo de mí para que nuestros niños estén a salvo-.

Y recién entonces me doy cuenta de mi acto impulsivo y de mis manos que rodean la suya. Me sonrojo notoriamente y alejo mis manos, bajando mi mirada hacia la mesa y tomando con una de mis manos mi varita, mientras con la otra estiro la falda de mi túnica. Sorío levemente y alzo la vista, encontrándome una vez más con los ojos del Primer Ministro.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Miér Dic 01, 2010 6:16 am

Noto como coge mis manos sin apartar la mirada de sus ojos, cosa que hacía indiscriminadamente como símbolo de autoridad, el tacto cálido de sus suaves manos me reconforta, ¿cuánto tiempo hacía que no tenía un contacto amigable fuera del apretón formal? ya ni recordaba. Al poco parece darse cuenta de su impulsivo acto de cercanía, y las separa a la vez que noto el rubor en sus mejillas y el color de su pelo cambiaba, baja la mirada para luego volver a mirarme.

-Puedes llamarme Howard, el cargo pesa mucho cuando se está con alguien, y más si es una velada agradable, además todos mis amigos me llaman Howard. Lo siento Sari creo que no me has entendido del todo, ésto debe quedar entre nosotros, temo que el departamento de aurores este corrompido por los magos oscuros. ¿Cómo se explica que el todopoderoso cuerpo de aurores llegue más tarde al lugar de los hechos que los periodístas del profeta?, las primeras noticias que me llegaron del asunto fueron unos nada halagüeños titulares de prensa, y sin duda es otro asunto que debería investigarse adecuadamente, ¿en quince años cuantos ratas se han colado entre nuestras filas? hasta que no pueda saberlo con seguridad no confiaré en el cuerpo de aurores, he encargado a los inefables que investiguen el asunto con máxima prioridad.

La notaba turbada, sin duda tal información la tomaría de improviso, muchos de los actuales aurores eran amigos suyos, o antiguos amigos, y sería la primera en defenderlos, pero algo había que no cuadraba en las decisiones del cuerpo de aurores, quizás solo fueran unas cuantas ratas, o quizás intentaban trabajar en mi contra.

-No digo que sus amigos sean traidores Sarihina, pero tanta tardanza en el desempeño de su deber debe deberse a alguna causa grave, asi que por pura seguridad he mandado investigarlo, espero que lo entienda.
-Mire de soslayo mi reloj, para darme cuenta de que se acercaba la hora de cenar por antonomasia en el reino unido-. Siento haberla citado tan tarde, pero el horario del ministro de magia sin duda esta apretado, si me hiciera el honor de acompañarme en la cena, podríamos seguir con esta interesante conversación.- Me levanté del sillón a modo indicativo de que ya no era el mejor sitio para continuar hablando.
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Miér Dic 01, 2010 6:54 am

Recobrando nuevamente la compostura mi mirada y la del Primer Ministro coinciden. Él me llama tal como todos mis amigos lo suelen hacer, y por alguna extraña razón no me suena raro que ese disminutivo salga de sus labios. Pero no alcanzo a sonreirle cuando escucho la verdad de sus palabra. Sí, muchos de mis amigos eran aurores. Sin embargo no podía negar que aquella lentitud por parte de la rama del Ministerio que debía velar por la seguridad de todos era bastante extraña. Además que no era del todo ajeno al mundo mágico la infiltración de informació de un bando a otro. Aunque sin Señor Oscuro presente no me podía imaginar qué estaba llevando a un grupo de magos a atacar ante ideales muertos.

Muerdo mi labio inferior mientras rostros y rostros pasan por mi memoria. Intentaba buscar en mi expediente mental quién podía ser el culpable de todo ello. Mas no podía asegurar nada porque del único auror que había dudado alguna vez... había sido Howard Owen, y los añosy eventos me habían demostrdo mi equivocación.

De pronto noto que Howard mira su reloj, un artefacto que pude reconocer como muggle a simple vista. Me pareció muy sincero que él no se molestara por usar algo muggle. Un punto más que se enlazaba con su buena labor de quince años atrás. Sonreí ante ese pensamiento y negué cuando comenzó a disculparse por la hora; pero entonces me hizo aquella inusual invitación y de pronto quedé muda, sin saber qué responder. Pero de inmediato asentí sin pensarlo más veces. La conversación que estabamos teniendo me era muy interesante, además que aún habían ciertos puntos por cubrir, y el Primer Minstro tenía mucha más información de la que yo manejaba con respecto a los ataques... y necesitaba saberla para comenzar a unir los hilos de esta reagrupación sin lider aparente.

- Claro Señor Pri... o sea, Howard- sonreí sinceramente y me paré. Guardé mi varita en el bolsillo de mi túnica y miré al Primer Ministro-. La verdad es que ya estoy hambrienta, porque en el castillo comemos más temprano de lo usual, por los niños- comenté sintiéndome a cada momento más a gusto, olvidando en parte que estaba frente a la máxima autoriad de la comunidad, y mirando a Howard Owen como un hombre inteligente y de buenos sentimientos que había logrado salvar a toda la comunidad-. Adiós, que esté muy bien- me despedí de la secretaria que aún estaba sentada en su escritorio, ordenando papeles al parecer. Yo me volteé a mirar a Howard y la sonrisa no se apartaba de mi rostro-. ¿A dónde suele, o sea, sueles ir a cenar?- le pregunté pensando que comería cualquier cosa. Mi estómago hasta parecía rogar por comida a través de rugidos.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Miér Dic 01, 2010 7:23 am

Sonreí complacido ante su actitud, desde luego sería una cena de lo más interesante, al salir por la puerta observé a mi secretaria Juliet ordenar cuantiosos documentos, "la que me espera mañana", a veces pensaba que Juliet nunca dormía que permanecía en el ministerio de noche para buscarme más trabajo que realizar, era una de esas personas que encuentra felicidad en su propia eficiencia laboral.

-Bueno cuando me da por ir andando hasta mi casa suelo cenar en un pub muggle cercano, la verdad es que para ser un sitio de bebidas sirven la típica cocina inglesa que tanto recuerdos de infancia me trae, además suele haber un ambiente agradable.


El pub "La bruja de Blair" se había creado en los años noventa como un lugar de encuentro para opositores al gobierno del ministro muggle de la época, a lo largo de estos años de ese espiritú solo mantenía el nombre, la sátira que había sido en el pasado quedaba olvidada en el pub restaurante que era ahora. En un lado el ambiente festivo de los muggles en ebrio estado, en el otro las pocas mesas donde las camareras servían los clásicos platos inglesess mientras de fondo se escuchaban éxitos sonados de los años ochenta y noventa, sin duda alguna claras reminiscencias de mi propia infancia.

-No es el caldero chorreante, ni las tres escobas, ni cabeza de puerco pero a mi me gusta la jovialidad con que lo muggles viven la vida.


Al amparo de una de las camareras logramos llegar hasta las mesas, allí el sonido de la música quedaba apaciguado por una vitrina lo cual favorecía la conversación, sin duda el que lo había diseñado lo había hecho atendiendo a ese criterio. A nuestro alrrededor muchos hombres y mujeres trajeados ,seguramente profesionales de éxito con demasiado poco tiempo para cocinar, charlaban animadamente. Desde luego no era el mejor lugar para una cena formal, pero tampoco es que fuera una de esas tediosas comidas con el ministro muggle, u otros ministros mágicos de todo el globo donde el aburrimiento era aperitivo, primer plato, segundo plato y postre. Alcé la mano para indicar a la camarera que se acercase a tomarnos nota.

-Dos platos de pollo crujiente y un par de pintas.- Tenía la mala costumbre de pedir por los demás-. Perdón, suelo pedir por dos siempre que invito a alguien a cenar, ¿prefieres otra cosa?
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Miér Dic 01, 2010 8:15 am

Caminaba demostrando mi emocion por salir a cenar al mundo muggle. Yo no solía frecuntar esos lugares más que nada porque no tenía con quien ir. Además que desde que hacía clases en el Castillo sólo salía para las vacaciones, y ellas las solía pasar con la familia en la Mansión. Así que mi sonrisa sincera no era más que un adorno a mis pasos que parecian moverse como si bailaran por las calles muggles. Ya no llovía, pero las nubes hacían de la tarde una pronta oscuridad que ya parecía noche. Londres iluminado parecía invitar a las personas a recorrerlo, a pesar del frío que era batallado con abrigos y bufandas que anunciaban el pronto invierno. Yo me dedicaba a mirar a los muggles sin poder evitar fijarme en sus vestimentas y en sus estilos, en los automóviles que pasaban por las avenidas y en otros vehículos de colores. Sin dejar de admirar todo ello nos detuvimos en un lugar pequeño llamado "La Bruja de Blair". No pude evitar reír ante el curioso nombre del lugar y seguí a Howard hacia su interior, mirando a aquellos muggles ebrios que parecían disfutar de la libertad después de una cansina tarde laboral.

Había estado escuchando todo lo que el Primer Ministro iba diciendo mientras caminábamos, y me había conmovido no sólo su recuerdo a la típica comida inglesa que muchos ya tenían olvidada, sino también el hecho de que él fuera admirador, de cierta forma, de la cultura muggle que solía ser tan pintoresca. Ese hombre me seguía sorprendiendo a cada minuto, pues jamás me había esperado que de una reunión formal que me tenía bastante nerviosa hubiésemos terminado cenando en un lugar muggle bajo la luz eléctrica de aquel local.

- Eso está súper- respondí de manera informal a la pregunta del Primer Ministro. Estaba fascinada en ese lugar, y todo era nuevo a mis ojos. La camarera anotó el pedido y prendió con un artefacto la vela que había sobre la mesa, para luego alejarse. Yo le sonreí a Howard sin saber por dónde empezar. Había muchas cosas que quería pregntarle, pero no quería parecer entrometida-. Howard - ahora su nombre ya salía con naturalidad de mis labios-. ¿Has pensado en quién une ahora a los mortíos?, sé que sus ideales pueden ser gran motivo de unión, pero ellos siempe han trabajado por un lider común, eso es como su patrón de conducta, y sólo un nuevo lider podría explicar este renacimiento tras quince años de silencio-.

Cuando habo del lider mis ojos se tornan sombrios. Recuerdo la última guerra y el semblante de Tom aparece en mi mente. Siempre cuano pensaba en él sentía un punzada en mi corazón, y de seguro eso se manifestó en mi cabello que ahora cambiaba algunas mechas a un rosa un poco más oscuro. Sin embargo la velada me estaba pareciendo tan agradable que maneé mi cabeza para olvidar aquello, y sonreí de manera encantadora a Howard como un mudo agradecimiento por llevarme a un lugar tan interesante como ese.

- A mí eso me parece muy curioso, y creo que nos deberiamos centrar en buscar qué cambió para estos nuevos ataques. Una vez quien- no- debe- ser- nombrado ya usó alumnos para realizar sus fines, y ello no terminaría en nada bueno. No hay nada más ruin que utilizar mentes jóvenes e indefensas- afirmé en el mismo momento que la camarera se acercaba con nuestro pedido.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Jue Dic 02, 2010 2:24 am

-Bueno tenemos varios sujetos que podrían serlo, magos y brujas que se fueron durante un tiempo y han regresado en los últimos años, quizás sea demasiado obvio pero es un buen principio, creo que tú conoces a alguno. Pero de todas formas tú echale un ojo a todo el mundo por si acaso, no sabemos quien es ni si se descubrirá o actuará en las sombras.-Sonreí ante su último comentario, me encantaba que pensase de esa forma-. Si es cierto no hay nada más ruin que utilizar alumnos, sin duda una persona así merece pagar por sus actos.

El pollo tenía muy buena pinta y al probarlo estaba aún mejor, empecé a comer despacio, y me sorprendió la contención de Sari a la hora de comer, pese al hambre que parecía tener, seguramente no había comido nada desde la comida y no estaba acostumbrada a esos horarios mios. Bebí un trago de cerveza, no sabía si le gustaba aquel brebaje muggle, o si lo había tomado anteriormente.

-Por mi no te cortes come con gusto, que para algo es la comida, cuidado con la cerveza que no es de mantequilla, esta se sube a la cabeza.

De fondo se escuchaba una canción mítica del famoso grupo muggle the beatles, una de esas canciones que pese a su lejanía temporal pervivían en el corazón de los muggles ingleses y dificilmente saldría de él.

-¿Bonita canción no crees? obviamente no es un éxito de las brujas de Mcbeth, pero tambien esta bien.
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Jue Dic 02, 2010 3:34 am

La camarera llega y trae dos vasos grandes de cerveza y dos platos con algo que jamás había visto. Mis ojos están pegados en ese alimento que me parece de lo más curioso, mientras el Primer Ministro prosigue la conversación que habíamos mantenido hace unos momentos. Yo alzo mi mirada y me encuentro con la de él.

Le sonrío cuando me dice que coma. Yo tomó con un poco de timidez el tenedor y lo entierro en aquello dorado que cruje. Lo corto con el cuchillo y lo llevo a mi boca. El pollo estaba realmente exquisito, tanto así que cierro los ojos al masticarlo. Mientras saboreo eso en mi paladar escucho la canción de la que habla Howard. Abro los ojos nuevamente y me volteo un poco mirando a la gente del lugar. La mayoría de los muggles charlan y se ríen, pero ninguno parece apreciar la música.

-Es una linda canción- comento de vuelta escuchando la letra. Suspiro suavemente y miro a Howard como si mirara a alguien que conocía de toda la vida-. Aunque no creo que vivir en el pasado sea bueno. Los problemas del pasado fueron tan problemas como son los de ahora….-.
Entonces me muerdo el labio y mis ojos se iluminan por la vela que está en el centro de la mesa. De ella sale un tenue aroma a vainilla.

-...yo ya me cansé de vivir del pasado- mi semblante que se estaba tornando algo melancólico se renueva, y le lanzo una sonrisa alegre a Howard. Mastico un poco más de pollo, y una vez que lo trago vuelvo a hablar-. Así que ahora vivo y viviré en el presente… un presente que aunque sea peligroso, está lleno de esperanzas, ¿no crees?- le pregunto tomando un trago de la cerveza y arrugando un poco la nariz. Era más fuerte de la que solía tomar, pero de todas formas me gustó. Su sabor amargo fue como frescura para mi garganta.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Jue Dic 02, 2010 4:16 am

Ya estaba terminando mi cena, la verdad es que tenía la mala costumbre de comer con cierta rapidez, entre otras cosas por todas mis obligaciones, y además aquella vez quería pasar más tiempo con Sari sin comida de por medio. Observaba como hablaba manteniendo cada una de las buenas formas de educación, esperando a pasar la comida para volver a reaunudar la conversación y bebiendo de vez en cuando, sonreía a medida que iba escuchando sus palabras, la verdad es que a mí tambien me apetecá no pensar en el pasado, solo me interesaba el presente, y sobretodo el futuro.

-Si claro, el futuro está lleno de esperanzas.- Sonreí tenía muchas esperanzas puestas en ella-. Y peligro, pero mentras yo esté aquí puedes estar segura de que se hará todo lo posible porque los magos oscuros acaben en azkaban. El problema es ¿que pasará cuando me vaya?, parece que el mundo mágico cree que un burócrata sería más apropiado para el mundo mágico, de hecho están promoviendo relevarme de mi puesto, quieren colocar a alguien como Fudge en el puesto, y ya sabemos lo que hizo cuando el señor oscuro regresó entonces.


La oposición estaba siendo muy dura conmigo ultimamente, casi tanto como cuando escocia se declaró independiente y Thoron presidente vitalicio de los territorios de las Highlands, y por si los ataques internos no fueran poco, los magos oscuros reaparecían, irlanda nos declaraba una guerra diplomática a raiz de un incidente estúpido, y para colmo la selección inglesa de Quidditch había perdido contra la alemana, eran todo malas noticias; bueno todo no, estaba bien que Sarihina me viera como un amigo y aceptase mi encargo.

-Demasiados problemas no me gustaría seguir hablando mucho de trabajo la verdad, mentiría si dijera que esta conversación no era una escusa para poder tener una velada agradable contigo Sari.


Bebí de la pinta, que ya iba más o menos por la mitad, aquella cerveza muggle siempre me había gustado algo fria, y aquella en pleno frio preinvernal estaba perfecta, no entendía la mala costumbre de beberla caliente. Me pasé el dedo por el labio superior para asegurarme de que no se quedaba espuma.

-Disculpeme si mis intenciones ocultas la han molestado, a veces el ministro tambien necesita momentos agradables con gente agradable..
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Jue Dic 02, 2010 4:45 am

Howard me sonrío y su sonrisa calmó toda la melancolía que había sentido en un minuto. Sus palabras acompañaban lo que yo iba comiendo, asintiendo, arrugando el ceño o negando de acuerdo a sus palabras. Me parecía absurdo que alguien quisiera a otra persona en el puesto que él ejercía, ya que Howard había demostrado su eficiencia como auror, y más tarde como Primer Ministro. Yo jamás había entendido mucho de política, y menos aún había estado preocupada de esos asuntos, pero ahora que tenía la oportunidad de compartir con el Primer Ministro podía reconocer en él un lider innato, quien además guardaba hermosos sentimientos para toda la comunidad.
Ya casi no quedaban rastros de mi pollo y llevé el vaso a mis labios para beber otro trago de cerveza. Howard no quería hablar más de trabajo, y lo comprendía, a mí tampoco me gustaba hablar de ello todo el día. Sin embargo fue su segunda revelación la que hizo que me sonrojara por segunda vez en toda esta conversacion. Ya parecía que mi habilidad de metamofomaga iba más allá del cabello y estaba interfiriendo en la piel con esa capacidad de enrojecerme. Parecía una niña de quince años avergonzada.
Me reí nerviosa y tomé otro trago de cerveza. Pestañeé más de lo que hubiese querido y miré a Howard a los ojos con toda la intensidad que ocultaba mi mirada.
- Sí, el trabajo agota- comenté inclinándome un poco más sobre la mesa. Mechas rosas de mi cabello se desplegaron por mis hombros hacia mi espalda-. Dime, Howard... háblame de tu infancia. ¿Es por ella que te gusta el mundo muggle?. Porque me tienes asombrada- reconocí con total sinceridad. Nunca había sido buena para mentir-. Jamás te imaginé tomando cerveza en un pub muggle, como si fuera algo que haces a diario. De hecho jamás te imaginé siquiera cruzando al Londres muggle. No es muy común que los magos hagan eso-.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Jue Dic 02, 2010 5:13 am

-Ya bueno, ¿que mejor que el ministro de magia se dedique a disfrutar en el londres muggle?, si no, no podría hacerlo nunca, imaginate que estuvieramos en el caldero chorreante, ¿cuánto hubiera tardado un mago desconocido en venir a saludarme?. No es que me moleste pero cuando quiero relajarme sitios como estos son mejores, lejos de brujas admiradoras, y magos con demasiadas quejas, lejos del zumbido incesante de las voces a mi paso. Al menos aquí soy uno más, un cliente cenando con una hermosa dama, mientras bebo cerveza y como pollo; en el caldero sería el objetivo de todas las quejas habidas y por haber, desde el horario de limpieza callejera hasta que nuestro equipo de quidditch pierda. Empecé a venir aquí más o menos a los dos meses de que me nombrasen ministro de magia, buscando tranquilidad. De mi infancia hay poco que contar, los Owen hemos sido una familia que nunca se ha implicado demasiado en los asuntos de la sociedad mágica, tuve una bonita infancia en una casa a las afueras de Southampton, rodeada del tipico verde de la campiña inglesa, con el mar lo suficientemente cerca como para ir los fines de semana a nadar; luego creci y entré en Hogwarts, el resto como se dice es cosa sabida.

Era cierto mi infancia había sido muy buena, quizás por ello valoraba tanto la seguridad de mis conciudadanos, no me gustaba demasiado que la gente fuera desdichada y menos si esa desdicha se debía a gente sin escrúpulos. Quería que la gente fuera feliz, obviamente según lo que yo creía que era la felicidad, un mundo tranquilo y seguro donde las nuevas generaciones pudieran vivir en paz, y haría todo por conseguirlo. Observé como Sari terminaba su cena y yo acababa de beber mi pinta.

-Bueno ya que hemos acabado de cenar quizás estemos más comodos dando un paseo, si no suele caminar por el Londres muggle seguro que lo encontrará interesante.


Rebusqué entre mi chaqueta y saqué de una cartera unos billetes muggles con la cara del actual rey Carlos en la impronta; los dejé sobre la mesa, no me hacía falta cuenta para saber cuanto costaba y cuanta propina estaba dejando, en este caso generosa como siempre, el ministro muggle se empeñaba en mantener una cuenta de gastos igual que a cualquier diplomático cosa que no necesitaba pero a la que estaba dando mucho uso.

-Si me acompaña señorita.


Dije tendiendo mi brazo caballerosamente para salir del pub, afuera ya era de noche, y la luz de las estrellas, perdida hacía mucho tiempo por la intensa luminosidad de la ciudad, seguramente estaría en lo alto, se veía la luna en cuarto creciente amenizada por el constante sonido de los artefactos llamados coches en circulación.
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Jue Dic 02, 2010 5:50 am

Escuchar a Howard me parecía cada vez más interesante. Era extraño conversar con una figura pública y descubrir que tras los flashes de fotos había una persona real de carne y hueso. Me podía imaginar lo que me iba diciendo y las quejas que recibiría de los ciudadanos. Muchas veces yo me sentía superada sólo por las quejas de los padres, y no me podía imaginar siquiera qué se debía sentir cuando aquellos alegatos venían de todas las personas que habitaban la comunidad mágica inglesa. Luego cambió de tema a su infancia. Yo sonreí al imaginarme a un pequeño Howard Owen jugando en la campiña inglesa, corriendo de alguna mascota o andando sobre su escoba. De los Owen no sabía mucho más además de que Howard tenía dos hijos mellizos y que, según tenía entendido, su esposa había muerto durante el parto. Pero ese era un tema en el que no entraría a preguntar. El pasado que se quedara enterrado en el pasado.
Bebí el último sorbo de mi cerveza cuando terminé el pollo. Limpié mis manos con una servilleta de papel y sentí mis mejillas sonrojadas esta vez por el alcohol en mi cuerpo. Howard había propuesto una magnífica idea, y yo asentí emocionada porque hace mucho tiempo que no paseaba por el mundo muggle, y menos aún de noche. El Primer Ministro pagó la cena, y aunque a mí me hubiese gustado cooperar, no andaba con nada de dinero muggle en mis bolsillos. Así que simplemente me puse de pie en el momento que Howard me ofrecía su brazo. Yo lo miré sonriendo, y no dudé en tomar su brazo sólo para ver qué se sentía.
Su brazo era fuerte, muy distinto a lo que uno podía pensar de un político. Su aroma era tan masculino que me puse nerviosa sólo de aspirarlo. Y todo eso me estaba dejando algo anonadada, pues la última vez que me había sentido nerviosa de ese modo había sido hace muchísimos años atrás... recostada bajo un manzano. Negué ante ese pensamiento y miré a Howard con una sonrisa que demostraba un enorme agradecimiento.
- Muchas gracias por la cena, ha sido lo más agradable que le ha pasado en semanas- me apresuré en decir cuando salimos del local. La calle londinense estaba repleta de gente, pero mis ojos miraban a Howard-. Jamás pensé que hoy cenaría en un lugar muggle. De haberlo sabido habría venido con ese papel de moneda que ellos usan- me disculpé, de cierta manera, percibiendo el calor del cuerpo de Howard que acaparaba en total el frío que yo podría haber sentido.
Mi mirada se desvío hacia adelante y vi en una esquina a un par de adolescentes que hacían actos extraños. Uno tenía una antorcha en su mano, y mediante expulsar agua de su boca la llama de la antorcha crecía. Yo abría la boca de impresión. ¿Acaso estaban haciendo magia?. Eso rompía un sin número de leyes mágicas. Sin embargo Howard los miraba y no decía nada, como si no hubiese nada malo en ellos-. ¿Es magia eso?- pregunté en un tono ingenuo-. Porque eso puede ser muy peligroso. La manipulación de fuego por personas sin experiencia...- y me oí a mí misma con ese tono de profesora que tanto me desagradaba. Entrecerré los ojos un poco y una carcajada salió de mi garganta. Era una risa suave, tal como una brisa...-. ¿Parezco vieja histérica, no?. Lo siento, a veces el trabajo se incorpora a la personalidad de uno. Odio sentirme como una profesora sosa- y mis ojos se pierden un segundo en el suelo imaginándome a mí misma en cuarenta años más haciendo la misma clase en la misma aula del colegio.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Jue Dic 02, 2010 6:27 am

Su inocencia me cautivaba, tan acostumbrado como estaba a que todo el mundo fuera extremadamente adulto cuando estaba en mi presencia, me hacia recordar en cierta forma mis tiempos jóvenes cuando no tenía responsabilidades, y me quedaba atontado observando a alguna de mis compañeras y su eterna jovialidad, muchas de ellas ahora estaban muertas por los acontecimientos pasados. Al ver que mira hacia el suelo subo su mentón con un dedo para tener su mirada directamente en la mía y sonrío.

-¿Vieja histérica? más bien al contrario pareces una niña ilusionada, dudo que tú puedas ser una profesora sosa. Por cierto eso no es magia solo arte callejero, lo hacen en la calle para que la gente les eche unas monedas y asi ganarse la vida, a los muggles les gustan esas cosas.
- Dije echando un par de monedas en el sombrero que tenían boca arriba sobre el suelo-. Por esta calle suele haber actores, mimos, e incluso músicoas, normalmente está más lleno, imagino que estén todavía cenando. Enseguida esto se llenará de parejas muggles paseando y contándose sus cosas.

Las llamas de los escupe fuegos eran un espectáculo insignificante al lado de cualquier hechizo que la magia de fuego pudiera lograr, pero a los muggles les gustaban aquellas cosas, pensé en hacer magia para que los efectos fueran más grandiosos y ver la reacción de la gente y del propio artista, pero no sabía como se tomaría Sari aquello, al fin y al cabo era algo que los magos adultos no deberíamos ir haciendo.

-Oh por aquí cerca está el Tamesis y el parlamento muggle, hay una vista perfecta de la ciudad desde la noria, ¿quizás te apetecería ver la ciudad desde lo alto?, solo espero que no tengas vértigo.


avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Jue Dic 02, 2010 6:57 am

Aún caminábamos del brazo cuando nos detuvimos en el momento que unos autos iban a pasar. Mis ojos mirando el suelo fueron desviados hacia los ojos de Howard por su mano que elevó mi mentón. Esta vez no me sonrojé y sólo lo miré conmovida por su gesto. Sus palabras me hacían sentir muy bien y le sonreí devolviéndole su sonrisa.
Entonces seguimos caminando y fui consciente de las monedas que lanzó al sombrero. A mí me dieron ganas de lanzar unas cuantas, pero los galeones no le servirían para nada a esos jóvenes. Los muggles siempre me habían parecido tan extraños. ¿Arte callejero para vivir?, ¿qué tenía eso de lanzar llamas de arte?. Todo ello llamaba enormemente mi atención, tal como lo hacían las palabras de Howard que sabía tanto más que yo de ese mundo que estaba tan cerca, y a la vez tan lejos de mi realidad.
Entonces escuché su proposición y una sonrisa de niña pequeña fue acompañada por un giro que di sobre mi eje, quedando junto a él para mirar su rostro. Tomé su brazo y asentí emocionada. Nunca me había subido a una noria, pero había visto varias fotos de ellas en revistas. Me parecían fascinantes, además que solían estar muy iluminadas y coloridas para ser el centro de atención.
- ¡Sí, me encantaría!- exclamé sin poder contenerme. Y negué ante su comentario del vértigo-. No, no le temo a las alturas. De hecho volar en escoba me ha salvado de unas cuantas- agregué riendo y siguiendo el camino por el cual Howard me guiaba-. Aunque nunca me he subido a una noria, pero he visto muchas fotos de ellas. Mi hermana Amanda estuvo de viaje en un lugar muggle donde se subió a una. Dice que es menos emocionante de lo que parece-.
Yo ya me había relajado en parte y comencé a hablar mucho más de lo debido. Mientras hablaba seguía del brazo de Howard, y me sentía demasiado a gusto con él. De pronto fui consciente de ese hecho, y de mis palabras, y de toda la escena, callándome. Me mordí el labio inferior y alcé mis ojos al cielo donde bajo la luna se alzaba la noria blanca iluminaba por luces azules. Mi mirada viajó de ella a Howard y me reí bajito sólo de la emoción.
- Vamos- le digo apresurando el paso-. Nunca he volado en nada muggle, aunque siempre hay una primera vez para todo, ¿no?- aclaro presa de la excitación de hacer algo por primera vez.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Vie Dic 03, 2010 4:04 am

La noria se veía gigantesta desde abajo, multitud de turistas se amontonaban en las zonas cercanas comiendo gofres de una cafetería cercana, cerca las estatuas de salvador dalí miraban al tamesis con sus formas irreales salidas de la mente del gran artista. Mientras aguardabamos en la cola preferí no decir nada, a Sari se la veía ciertamente ilusionada, como una niña antes del dia de navidad, y eso me ilusionaba, no se porque llenaba de alegría mi gris y frio mundo. Por fin llegamos a la cabina, hábilmente deslicé unos billetes de más al encargado para que nos dejaran solos en la cabina, que era enorme, al contrario que las norias de feria aquella noria tenía cabinas que bien podrían ser de avión, pero claro era la noria más alta que existía.

La vista de la ciudad era inmejorable, las luces de las farolas rompían la oscuridad de la noche, el Tamesis debajo nuestro seguía con su ritmo perezoso al igual que lo había hecho siempre, con sus aguas grises verdosas que nada invitaban a nadar. Poco más allá el parlamento y el Big Ben, tras éste la catedral de Westminister, todo iluminado por las numerosas farolas electricas, si había un lugar bien iluminado en todo londres era aquel. El viaje en esa noria duraba 30 minutos, a medida que ibamos subiendo empezó a nevar, no era una nieve que llegase hasta el suelo pero a esa altura se veía como miles de copos iban cayendo. Sari observaba todo aquello sin decir nada, seguramente fascinada por la visión de todo junto.

-¿Bonito verdad? cuando vuelas en escoba no te das cuenta de la belleza que puede haber en observar las cosas desde lo alto.


Mire hacia abajo, la gente se veía muy pequeña, los coches muggles se movian a toda velocidad por el puente, sus faros hacían que pareciera una especie de espectáculo donde todo se conjuraba para quedar bonito, derrepente la niebla londinense tapó por completo la visión, debíamos estar en lo más alto.

-Lástima, seguro que en nada volvemos a verlo.
-Dije apesumbrado sentandome en el banco central
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Vie Dic 03, 2010 4:53 am

Muchos muggles estaban en una fila esperando el momento de subir. Intentaba que mi cabello se mantuviera quieto, sin variar por la emoción, pero a cada paso que avanzabamos hacia la noria sentía que se ponía más rosa. Por ello mi mano se sujetó del brazo de Howard, tomándolo con seguridad justo en el momento que el tipo que atendía nos hacía subir a un carro bastante grande sin dejar entrar a nadie más. Yo no hice más que sentarme en un rincón, sin perderme detalle de ese ascenso que sería el primero que viviría en un invento muggle de esa categoría.
Estaba absolutamente callada viendo la ciudad que se desplegaba ante mis ojos. Era realmente impactante como los muggles sin ayuda de magia alguna habían podido construir tantos edificios, crear tantos monumentos, y hacer del mundo la bestia que era ahora. Un suspiro se escapó de mis labios mientras observaba el río bajo nosotros. Y escuché las palabras de Howard, ante las cuales asentí media ida entre el paisaje que me parecía tan asombroso.
- Es... hermoso. Estoy realmente impactada- comenté cuando ya estábamos tan arriba que una densa neblina había cubierto todo. Ya no se veía lo que había abajo, y daba la sensación que Howard y yo estábamos solos en una cápsula alrededor de algodón de azúcar añejo. Me giré y me encontré con su mirada. Le sonreí tan suavemente que mis labios a pens se curvaron, mientras con una mano tomaba la suya. No sabía porqué hacía eso, pero nunca haía sido tampoco de las que pensaran mucho antes de actuar. Me detuve en sus ojos claros alrededor de sus cejas espesas y varoniles, sin dejar de mirarlo-. Muchas gracias por mostrarme esto. Jamás pensé que iba a subir a una noria. Ha sido lo más agaradable que he hecho desde... desde que viajé a Bulgaria con mi hermana para el Mundial pasado- aclaré con una risita al final, sintiendo el viento frío en mi rostro que desordenaba un poco mi cabello rosa. Entonces recordé ese detalle de su color. Saqué mi varita cuando aún no podíamos ver nada entre medio de la neblina, y lancé un hechizo no verbal sobre mi nuca para que el color se matuvieran en ese rosa que había quedado durante la emoción-. Lo siento, pero a veces mi cabello se torna rebelde- me disculpé riéndome nuevamente y soltando la mano de Howard con delicadeza.
La neblina se disipaba nuevamente y ahora podía captar los copos de nieve como caían sobre un Londres que estaba atrapado en el bullicio de una noche de finales de otoño. Guardé mi varita en el bolsillo de mi túnica y escuché un ruido en el cielo, que si no me equivocaba... era el de un vivión, o algo así.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Howard Owen el Vie Dic 03, 2010 5:45 am

Observaba como se mantenía el pelo rosa, de un rosa que cuanto menos llamaba la atención, me acerqué un poco hacia donde ella estaba, cogí sus manos con delicadeza y la mire a los ojos. Esos ojos violetas tan extraños, que sin duda iban perfectamente con su cabello, sonreí y ella me devolvió la sonrisa, acaricie con delicadeza sus manos.

-Me alegro que lo hayas pasado bien, me temo que es la última parada de esta noche, tengo que regresar a mi casa y por tanto a mis deberes como ministro, pero guardaré buen recuerdo de lo que ha pasado hoy, no recuerdo cuando fue la última vez que me divertía tanto con alguien, y me alegra que ese alguien seas tú Sarihina.

Notaba que inconscientemente me había acercado más de la cuenta hacia ella, sin pensarlo demasiado, la besé dulcemente en los labios, un beso suave y demasiado corto como para apreciarlo en su totalidad. Después del beso solté sus manos y me levanté.

-Temo tener que irme y dejarla sola, pero seguro que tambien puedes aparecerte en el colegio, espero que nos volvamos a ver pronto, me gustaría repetir más noches como esta.

Sin más saqué mi varita y desaparecí de la cabina de la noria, me haría gracia ver la cara que pondría el muggle cuando no viera a nadie en la cabina, porqueno dudaba que Sari pudiera aparecerse, y mucho menos que lo hiciera.
avatar
Howard Owen
Primer Ministro de Magia
Primer Ministro de Magia

Cantidad de envíos : 50
Edad : 29
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Vie Dic 03, 2010 6:49 am

Miraba por la ventana cuando Howard se acercó a mí. Ladeé mi rostro para mirarlo y sus manos tomaron las mias, en un gesto cálido que me robó una sonrisa. Me miraba atentamente a los ojos, como si esperara que algo saliera de ellos. Sus palabras comenzaron a ocupar todos mis pensamientos, lamentando que se tuviese que ir, pero reconociendo que ya el tiempo que había pasado conmigo era más valioso de lo pensado. El Primer Ministro era un hombre muy ocupado, y con las circunstancias actuales de seguro no tenía tiempo ni para él. Así que sólo me concentré en el tacto de sus manos y en esa manera tan elegante e inglesa de pronunciar mi nombre. Sarihina jamás me había hecho sentir tan princesa, y no hice más que corresponder a ello acariciando de vuelta su mano.
Su cuerpo tan cercano al mío hizo que me sonrojara levemente. Mis ojos miraban los suyos, pero dejaron de verlos cuando los cerré como reacción inmediata al beso que depositaba en mis labios. Sentía mi corazón apresurarse en mi pecho, sensación que había creído olvidada en el más profundo de mis recuerdos... pero me equivocaba, mi corazón seguía ahí, vivo y cálido frente a algo que jamás habría podido creer. Había olvidado por completo lo que se sentía dar un primer beso.
Sus palabras interrumpieron y abrí mis ojos otra vez. Sus manos soltaron las mias y, de un momento a otro, Howard ya no estaba ahí y yo me había quedado con un "Buenas noches" atascado en la garganta.
Suspiré y me dejé caer con todo el peso de mi cuerpo en la silla. Miré el Londre muggle que se hacía más cercano, pero aún así distante. No me podía creer todo lo que me había sucedido. En la mañana había amanecido nerviosa pensando que Howard usaría su autoridad para aplastarme, y ahora... de noche y con la nieve cubriendo la ciudad, suspiraba por el mismo hombre que tanto rechazo me había producido en el pasado. Sacudí mi cabeza y me di cuenta que sonreía inconscientemente como una quinceañera. Pero me gustaba sentirme así. Me agradaba sentirme viva. Estaba agradecida de volver a sentir, aunque fuese nada más que ese pequeño beso que hacía nacer mis esperanzas.
Saqué mi varita del bolsillo una vez más y me concentré en la reja que separaba el castillo del mundo exterior. Había sido un día extenso... y sería una noche de sueño tranquilo recordando ese acento y esa voz ronda que pronunciaba como nunca nadie había pronunciado mi nombre.

_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Sarihina G. Whyte el Vie Dic 03, 2010 6:51 am


_________________




Invitado te aniquilaré en el nombre de la luna
avatar
Sarihina G. Whyte
Jefe de la casa de Gryffindor
Jefe de la casa de Gryffindor

Cantidad de envíos : 1232
Edad : 30
Fecha de inscripción : 18/10/2009

Hoja de personaje
Pareja Pareja: Tom Riddle RIP =(
Raza / Poder Especial Raza / Poder Especial: Humana/ Animaga (Pegaso)
Bando Bando: Aurora

Volver arriba Ir abajo

Re: Presentándome frente al Primer Ministro (H. Owen)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.